Previa de la Fed: Razones para no esperar una subida de tipos de interés


images

En términos generales, todo apunta a que la Fed no efectuará modificaciones en sus tipos de interés al término de su reunión de política monetaria de dos días, que concluye a las 14:00, hora de la costa este (las 20:00 en España), pero los inversores se centrarán primero en el anuncio y la revisión de las previsiones en cuanto al crecimiento económico y los tipos de interés que se publicarán al mismo tiempo que la decisión sobre los tipos y de las que se desprenderán los primeros indicios acerca de cuándo contempla el banco central regresar a la normalización política.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, comparecerá entonces en una muy esperada rueda de prensa que ofrecerá 30 minutos después del anuncio; los inversores estarán al acecho de cualquier cambio en el discurso sobre la economía o las futuras subidas de los tipos de interés.

Razones que podrían convencer a la Fed para no efectuar cambios

Las encuestas de los economistas indican que la Fed no pretende efectuar ningún movimiento hasta su reunión de diciembre, mientras que la encuesta de Reuters de la semana pasada mostraba que la probabilidad media de una subida de los tipos proporcionada por los expertos se encuentra en torno a un 25% y sólo el 6% de los encuestados espera que la Fed pase a la acción.

Los propios mercados estiman que sólo hay un 15% de probabilidades de subida de los tipos, según el Barómetro de Tipos de la Fed de Investing.com.

“La Fed nunca ha subido los tipos con una probabilidad implícita de mercado tan baja como la actual, que se remonta a por lo menos 1994”, explicaba el martes Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs.

Tras el tono prudente de las últimas declaraciones de los actuales gobernadores de la Fed, Lael Brainard y Daniel Tarullo, el expresidente de la Fed de Minneapolis, Narayana Kocherlakota, señaló otro obstáculo en el historial de la Fed que indica que el banco central de Estados Unidos se abstendrá de efectuar movimientos.

Kocherlakota señaló que lo más probable es que la Fed se mantenga a la espera en vista de las advertencias de Brainard y Tarullo.

“La última vez que la Fed pasó a la acción con dos gobernadores en desacuerdo fue en 1993”, señaló.

Tanto la prensa financiera como los analistas destacaron la proximidad de las elecciones presidenciales de Estados Unidos el 8 de noviembre y han indicado que la Fed estaría dispuesta a efectuar algún movimiento para evitar acusaciones de parcialidad política.

Sin embargo, los registros históricos, aun reconociendo la “sabiduría convencional” de evitar la confrontación política, no corroboran este argumento pues la Fed ha recortado los tipos de interés a dos meses de las elecciones en tres ocasiones desde 1984.

Más en la línea del rumbo actual de la política monetaria, la autoridad monetaria de Estados Unidos subió los tipos en 25 puntos básicos el 21 de septiembre de 2004, exactamente hace 12 años, a la espera de la decisión del miércoles.

fedreserve

Posibilidades de subida a pesar de la falta de consenso

Incluso confrontados en cuanto a las escasas probabilidades de que se materialice una subida de los tipos de interés en la reunión del miércoles y una gran mayoría de los analistas a favor de que la Fed mantenga inalterados los tipos, algunos expertos han reiterado su llamamiento a favor de un movimiento esta tarde.

Rob Martin, economista estadounidense de Barclays, ha restado importancia al hecho de que su llamamiento a la subida de los tipos haya contado con “un consenso tan escaso”.

“Hemos mantenido nuestra convicción en cuanto a septiembre porque creemos que es lo que el FOMC nos ha trasmitido a nosotros; es de lo que creemos que hablaban la presidenta y el vicepresidente en Jackson Hole”, explicó.

Laura Rosner, economista estadounidense senior de BNP Paribas, también parecía convencida de que la Fed pasaría a la acción, alegando que siempre habría cierta incertidumbre en torno a los datos y que la mejora de las cifras de contratación había dado a la Fed la oportunidad de avanzar en la normalización política.

Rosner sugirió que los mercados apostaban que la Fed “se acobardaría” una vez más, pero atribuyó la ausencia de movimiento en los últimos nueve meses a los “inconvenientes muy específicos con los que se han encontrado desde todas las direcciones”.

“Ahora, aquí estamos, el humo se ha disipado, los riesgos han disminuido, y tenemos datos decentes”, concluía.

“Así que si la Fed ha adoptado un régimen de subidas graduales, ¿por qué no seguir?”

Previsiones económicas actualizadas, gráfico de puntos de tipos de interés y declaraciones de la Fed

Suponiendo que la Fed siga el guion de los mercados y mantenga inalterados los tipos, puede que se preste más atención a la actualización de las previsiones económicas, así como a las expectativas sobre los tipos de interés, según lo indicado en el famoso gráfico de puntos que esboza anónimamente las previsiones de la Fed acerca de sus siguientes movimientos de política monetaria.

Morgan Stanley espera que la estimación media sobre el PIB a largo plazo se recorte hasta el “1,8% o menos en septiembre”, frente al 2,0% registrado anteriormente.

“Los pronósticos de inflación a corto plazo y la tasa de desempleo probablemente cambiarán poco”, decían estos analistas en una nota previa a sus clientes.

En la misma línea, Goldman Sachs prevé “pocas novedades en el frente económico”.

Ambas firmas esperan una reducción considerable en las previsiones en cuanto a las futuras subidas de los tipos de interés, que ya habían pasado de las cuatro subidas previstas en diciembre a sólo dos el pasado junio.


tec_letras_png