El amplio abanico de emociones en el trading


Las emociones en trading y, por tanto en los mercados, son muchas y variadas. Es imposible erradicarlas de nuestras decisiones de inversión. Somos humanos, no lo podemos evitar. Cuando antes se asuma, mucho mejor.

Hace un tiempo escribí un artículo sobre la acumulación y distribución en los mercados. Hoy me gustaría entrar en detalle en las emociones en trading que sufre cualquier inversor en toda la evolución del paso de una acumulación a una distribución hasta cerrar el ciclo.

pic6a11deaf9b2d41200adf3220a82a9908

EMOCIONES EN TRADING

Optimismo: Acabas de empezar y tienes muchas energías, todo es positivo y de color de rosa, piensas en lo que ganarás cada mes si haces un número determinado de operaciones a tantos puntos, en tu jubilación, en las horas que dedicarás… ¡Todo muy bonito!

Entusiasmo: Las cosas funcionan después de tus primeras operaciones, has ganado y estás ganando dinero, las cosas van muy, muy bien! Estás realmente entusiasmado.

Emoción: Estás emocionado, crees que si continuas así en 5 años te jubilarás, ¡todo va bien!

Euforia: Clímax, tus beneficios son máximos y es el momento de máximo esplendor.

Ansiedad: En este momento, el valor de tus inversiones bajan y, aunque continúas ganando dinero, estás pensando que hace unos días estabas ganando más. En este momento el mercado ha retrocedido pero no se sabe si se trata de una corrección para continuar subiendo o el inicio de un ciclo bajista, lo que está claro es que se está ansioso por lo dejado de ganar.

Negación: No puede ser, no puede ser… Estás empezando a pensar que las inversiones no son tan fáciles y piensas que no estás preparado, todo va mal y no te lo puedes creer después de tu inicio.

Miedo: En este momento ya estás perdiendo dinero, tienes miedo de verdad, lo que todo era bonito ahora se ha convertido en dolor emocional, va realmente mal. En este punto, lo más seguro es que no tengas un sistema de trading claro y definido y, aunque en este momento no eres consciente de ello, el no tener lo te penalizará muchísimo.

Desesperación: Sencillamente estás desesperado, cada día el valor de tus inversiones es menor, todo son dudas y no sabes que hacer, ahora ya estás perdiendo bastante dinero e intentas buscar soluciones. En lugar de asumir las pérdidas estás pensando en otros tipos de operativa pero no tienes nada claro.

Pánico: Tu desorientación es máxima, tienes pánico en estado mayúsculo, tus ahorros se han fulminado, no eres capaz de ver la manera de salir del lio en el que te has metido y mucho menos en recuperar tu inversión.

Rendición: Asumes que lo has perdido prácticamente todo, no te queda más remedio. Te rindes definitivamente.

Desánimo: El primer pensamiento que te viene a la cabeza es que la bolsa es una mierda, no sirve para nada y no piensas volver. Se terminó la “aventura”.

Depresión: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? estás totalmente deprimido y no entiendes nada, estás hundido y sumido en una depresión bastante grande. Pretendes olvidar la bolsa, asumes que no es para ti.

Esperanza: Después de no seguir el mercado durante bastantes días parece que remonta, tus inversiones que estaban muy mal parecen que están un poco mejor.

Alivio: Te sientes aliviado porque has recuperado un poco tu situación crítica, todo y perder dinero estás mejor emocionalmente porque no pierdes tanto.

Optimismo: Volvemos a empezar con el ciclo, es la rueda que nunca para.

Así funcionan los mercados y la mayoría nuestras inversiones en bolsa la primera vez que invertimos. Estoy prácticamente seguro de que la mayoría ha pasado por estás emociones en trading. Una vez se ha vivido esto, habrá gente que se formará y volverá al mercado (algunos ganarán y otros no) y otros abandonarán definitivamente.


tec_letras_png